Fundación Cedha

El director ejecutivo de CEDHA Argentina lo hizo en el marco del 167° periodo de sesiones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que incluyó audiencias sobre la problemática y las obligaciones de los Estados frente al fenómeno.

Juan PIcolotti expuso ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) realizó recientemente en Brasil su 167° periodo ordinario de sesiones.

El programa de actividades incluyó audiencias sobre la crisis climática y las obligaciones de los Estados frente a ese fenómeno, a instancia de la solicitud presentada por Chile y Colombia al órgano judicial autónomo de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Se trató del proceso más participativo de la historia de la CIDH en el que se escucharon testimonios de 116 delegaciones que servirán como insumo para la respuesta que dará el Tribunal a los dos países sudamericanos que le solicitaron la inédita opinión consultiva sobre el tema de referencia.

Eficacia y precisión

El Dr. Juan Picolotti, director ejecutivo de la fundación Centro de Derechos Humanos y Ambiente (CEDHA) participó en la convocatoria en la que respondió consultas sobre el alcance del deber de prevención que tienen los Estados frente al cambio climático. Al respecto, Picolotti, fundador de la primera Clínica Jurídica de DDHH y Ambiente en Argentina que inició su labor de manera coordinada con la Universidad Nacional de Córdoba, y que posee más de 25 años de experiencia en la promoción del acceso a la justicia de las víctimas de la degradación ambiental, señaló que dicha obligación de los Estados debe enmarcarse en las convenciones internacionales de derechos humanos y acuerdos internacionales ambientales, tales como el Acuerdo de París y el Acuerdo de Escazú, entre otros.

Para Picolotti, el deber de prevención de los Estados frente al cambio climático “debe implicar la toma de medidas concretas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y promover la adaptación al cambio climático”. Acotó que a esa normativa debe sumarse el consenso científico expresado en los informes del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático acerca de la gravedad de la emergencia climática. “La comunidad internacional y los Estados deben tomar esta información científica como hechos no controvertidos para avanzar en forma eficaz y precisa”, propuso el experto.

Además, el promotor del acceso a la justicia de las víctimas de la degradación ambiental planteó ante la sesión plenaria de la CIJ la necesidad de mejorar el acceso a la justicia climática. “La lucha contra el cambio climático requiere una respuesta global, pero las comunidades más vulnerables, quienes menos han contribuido al problema, son las que más sufren sus impactos”, sostuvo Picolotti. “El acceso a la justicia climática es crucial para garantizar que estas comunidades tengan la posibilidad de defenderse, participar en la toma de decisiones y reclamar la reparación por los daños sufridos”, consideró. “Es necesario un esfuerzo concertado para fortalecer las instituciones, mejorar la representación legal y brindar recursos al poder judicial que permita a los jueces proteger el planeta”, completó su razonamiento.

Medidas concretas

En ese contexto, Picolotti puso énfasis en que el alcance del deber de prevención debe incluir, al menos, tres medidas concretas.

. Fortalecimiento normativo para reducir los súper contaminantes de vida corta (metano, óxido nitroso y el carbono negro, entre otros). Al respecto, el experto destacó “la importancia de no derogar leyes existentes que protejan a los recursos naturales y al clima”.

. Planes de gestión (Reconversión industrial de actividades como la agricultura, la ganadería,la  gestión de residuos sólidos, la extracción de combustibles fósiles, la industria energética, la automotriz, etcétera). Para Picolotti, “estas acciones son urgentes, necesarias y complementarias a las existentes relacionadas al CO2”.

. Fortalecimiento institucional.

Además de los conceptos establecidos, el director ejecutivo de CEDHA compartió su certeza sobre que “es crucial fortalecer la institucionalidad ambiental, climática y de derechos humanos a nivel nacional y local”.

Picolotti concluyó su exposición destacando que los climatólogos que manejan los datos actualizados sobre la crisis climática global, “están asustados”, porque “no hay plan B, no hay planeta B”. Además, “porque los Estados y las empresas no están reaccionando con la velocidad requerida ante esta catástrofe humanitaria”.